La Arquitectura del modelo de Atención integral centrado en la persona.

Autor: Albert Vitaller Santiró
Fecha: 13-11-2017
+info castellano: http://hospitecnia.com/articulos-destacados/la-arquitectura-del-modelo-de-atencion-integral-centrado-en-la-persona/

Índex

    SITUACIÓN ACTUAL DE LAS RESIDENCIAS GERIATRICAS

    Todo el mundo quiere envejecer en su casa, de manera que las residencias deberían ser así, como el hogar de cada uno de sus residentes.

    En lugar de esto lo que tenemos son residencias donde los ancianos están limpios y alimentados, donde importan los turnos, la gestión y la seguridad, con espacios limpios, seguros, impersonales o institucionales.

    Está comprobado que hay una relación directa entre el diseño arquitectónico y el bienestar subjetivo. La creación de entornos positivos es, junto a la atención a las personas, uno de los pilares del modelo AICP.

    Conseguir espacios que promuevan la autonomía e independencia de las personas, que promuevan las relaciones sociales y la pertenencia a un colectivo, pero que también protejan la intimidad e individualidad ha de ser el objetivo de en el diseño de Residencia,  una arquitectura pensada desde el usuario y para el usuario, una Arquitectura centrada en la persona

    Las residencias no son hospitales ni hoteles, han de ser hogares para sus residentes.

    Históricamente las residencias han evolucionado desde el modelo del sanatorio y del hospital; conceptos como las camas como unidad de medida o áreas como control de enfermería han sido propias de las Residencias.

    Los centros y servicios tradicionales parten de una idea y una organización de la atención donde la autonomía de las personas se ve seriamente restringida. La existencia de normas derivadas de objetivos exclusivamente organizativos, la escasa flexibilidad en la atención, más centrada en la realización de tareas programadas que en el cuidado delas personas reducen la capacidad de los residente a tomar sus propias decisiones y ejercer un control real sobre su vida cotidiana.

    La arquitectura de estas Residencias ha sido impersonal, donde se prima la funcionalidad, la higiene y el cumplimiento normativo, por encima de generar ambientes que promuevan el bienestar de los residentes.

    Los espacios de comer o estar donde se agrupaban todos los residentes, para facilitar el control y gestión, han sido espacios que generaban estrés y disconfort a los usuarios.

    ESPACIO FISICO DE LA RESIDENCIAS BASADAS EN EL MODELO AICP

    La estructura arquitectónica de las Residencias basadas en el modelo ACP ha de organizarse en unidades de convivencia, entre 14 y 16 residentes, que combinen espacios privados y espacios compartidos. Se componen de un espacio común que incluye cocina, comedor, sala de estar y acceso a un espacio exterior.

    La forma de vida de las unidades de convivencia es similar a la de los entornos domésticos, tanto en ambiente como en rutinas, horarios y actividades.

    Atendiendo a los principios que rigen el modelo de AICP (autonomía, integralidad, individualidad, integración social, independencia y continuidad de curas), las claves del diseño en estas residencias han sido:

    Ubicación del centro en un entorno urbano que forme parte de la memoria de los residentes, garantizando la continuidad con la vida anterior y mantenimiento de las relaciones sociales.

    Paisaje exterior considerado como un entorno terapéutico. La vision del exterior es una regla de diseño fundamental, para facilitar la presencia de la luz, que favorece la orientación espacio-temporal. Los espacios exteriores (jardines, terrazas..) favorecen la vida activa de los residentes, su independencia en ambientes seguros y controlados.

    Criterios de diseño universal entendido como el diseño de un entorno, edificio o producto que pueda ser usado y entendido por todo el mundo independientemente de su edad, tamaño, habilidad o discapacidad.

    Garantizar la accesibilidad fácil y plena a todos los espacios, garantizando la independencia y seguridad de todos los usuarios.

    Establecer diseños y estrategias que faciliten la orientación de los usuarios,  de manera que en todo momento se pueda encontrar, identificar y utilizar los diferentes lugares y espacios sin pedir ayuda.

    Estimulación de la interacción social. Diseñar espacios que favorezcan los encuentros y la comunicación entre las personas, así como la sociabilización y la permanencia en los grupos sociales de los residentes.

    Promoción de la independencia. Los residentes tienen derecho a su intimidad y privacidad, por los que se proyectan unidades con número máximo de habitaciones individuales.

    Estimulación de los sentidos. Se ha tenido especial cuidado con el confort acústico, la ventilación y la renovación del aire para evitar malos olores, el control higrotermico de los diferentes espacios, máxima luz natural en todos los espacios con control solar de ventanas y balconeras.

    Promover la iluminación natural de todos los espacios, ya que la luz natural tiene incidencia en el ciclo circadiano y en la orientación espacio-temporal de los residentes.

    Cuidar la calidad del aire interior y la ventilación, ya que juegan un papel decisivo en el control de las concentraciones de agentes patógenos; se deben compaginar los sistemas de ventilación natural con los mecánicos para aprovechar las cualidades climatológicas de la zona y amortiguar el consumo energético del edificio.

    Creación de ambientes afectivos y seguros, mediante presencia de plantas y participando los residentes en la decoración de los espacios.

    Es importante el uso de materiales culturalmente relevantes y familiares para los usuarios, que a su vez sean compatibles con la salubridad, el mantenimiento y los requerimientos funcionales.

    Habitaciones individuales, para preservar la intimidad y la independencia de los residentes, así como habitaciones que puedan ser personalizadas para crear continuidad con la vida anterior, permitiendo que los residentes traigan sus propios muebles, fotografías y objetos decorativos.

    Co-diseño, utilizando la Arquitectura como estrategia de diseño que promueva la participación en la toma de decisiones que el incumben como usuarios finales (personalización de los espacios, establecer estrategias de participación de los usuarios que requieren de la coordinación entre los equipos de diseño y de gestión, formación de grupos de trabajo con los residentes)

    El objetivo es conseguir espacios donde los residentes sientan suyos un hogar donde desarrollar un proyecto de vida.

    CASOS PRACTICOS

    ADECUACIÓN DE LA RESIDENCIA DE SANT HILARI SACALM

    La residencia de SANT HILARI SACALM es la ADECUACIÓN de una residencia de 54 usuarios, en plena actividad, al modelo AICP. El proyecto consiste en cambiar la estructura funcional tradicional del centro y crear unidades de convivencia independientes.

    El edificio consta de 3 plantas y aprovecha la topografía de la parcela para tener acceso directo al exterior en cada una de ellas. La ubicación en una zona alta del municipio hace que la residencia incorpore el paisaje como parte de la decoración.

    imagen del exterior de la residencia, integrada en un entorno y paisaje natural privilegiado.

    Antes de la adecuación, la residencia se estructuraba dando servicio a 30 residentes agrupados en habitaciones dobles e individuales. Las zonas de dormitorio se situaban en las plantas piso y los espacios comunes (comedor, sala de estar…) se situaban en un solo espacio en planta baja. Esta situación llevaba a que a menudo los espacios comunes fuesen insuficientes por la acumulación de los residentes en horas de más afluencia. Además, se generaba un ambiente poco controlado e impersonal por el hecho de tener un elevado número de personas en la sala sin poder ser atendidas a modo personal.

    Como resultado, los usuarios pasaban la mayor parte del tiempo en las habitaciones, sin relacionarse con el resto de compañeros y sin disfrutar del espacio exterior.

    PROYECTO

    El proyecto de adecuación de la residencia al modelo AICP parte de la voluntad de ofrecer un mejor servicio a los residentes y, en definitiva, mejorar su BIENESTAR físico y anímico. Para ello, pretende fomentar la PARTICIPACIÓN de los usuarios, haciéndolos partícipes de la vida de su comunidad, y a su vez, ofrecer un entorno más cercano a su vida anterior.

    La unidad de convivencia tiene una geometría irregular que se ha aprovechado para organizarlo en dos ambientes (comedor y zona de estar) articulados por una cocina abierta, en la zona más interior. Además, el espacio dispone de un acceso directo a una terraza exterior con vistas al municipio y al paisaje.

    La zona de comedor se organiza mediante mesas agrupables, de manera que se puedan conseguir diferentes configuraciones según las necesidades de cada momento. La FLEXIBILIDAD del espacio ha sido una premisa importante, de manera que el diseño de los elementos, tanto de instalación de iluminación o calefacción o  mobiliario no interfiera este objetivo.

    La zona de estar se organiza también en ambientes, como la zona de televisión, una chimenea eléctrica y una zona de biblioteca, de manera que se generen espacios de SOCIABILIZACIÓN pero también lugares individuales de recogimiento.

    Articulando estos espacios se ubica la cocina, con encimeras móviles en altura, facilitan la participación de los residentes en actos cotidianos como son la preparación de los desayunos o incluso el lavado de la vajilla.

    El principio de independencia y vida autónoma de los residentes, cocinando o planchando su ropa.

    Disponen además de una lavadora y una zona de planchado que fomenta la AUTONOMÍA y la PLANIFICACIÓN de los residentes en rutinas domésticas que han hecho a lo largo de su vida.

    Además, el espacio disponible tenía distintos niveles que se salvaban con escalones aislados, siendo un inconveniente para la gente con movilidad reducida. Partiendo de un principio de ACCESSIBILIDAD e INTEGRACIÓN la principal actuación fue nivelar todo el espacio trasladando el desnivel al acceso mediante una ligera rampa, garantizando la movilidad de todos los usuarios.

    Se crean espacios que fomentan la sociabilización de los residentes y la vida activa.

    Atendiendo al modelo AICP, se realizaron varias reuniones durante la obra con los residentes, acompañados por sus familiares y el personal del centro, para que participaran activamente sobre el interiorismo del espacio. Al final, han sido ellos mismos quienes han decidido los colores de las paredes, el suelo, e incluso el mobiliario.

    Durant la obra s’han presentat varies opcions de disseny per que els usuaris decideixin quina era la millor solució.

    TRANSFORMACIÓN ANTIGUO HOSPITAL D’OLOT

    El proyecto de la RESIDENCIA SANT JAUME D’OLOT consiste en la TRANSFORMACIÓN del antiguo Hospital Sant Jaume d’Olot en una residencia con el modelo de atención integral centrada en la persona (AICP) de 64 residentes, organizados en 4 unidades de convivencia independientes.

    Se trata de un edificio con una extensa historia dentro del municipio de Olot, ya que fue construido en el siglo XVI y a día de hoy se considera Bien Cultural Local (BCIL). Durante el siglo XVI, una iniciativa privada promovió el traslado y la construcción de un nuevo hospital que se ubicaría donde lo encontramos actualmente, un punto clave de elevado flujo peatonal y ligeramente separado de la nueva trama urbana que se desarrollaba alrededor de la Plaza Mayor.

    El hospital ha estado en funcionamiento hasta que en el año 2000 se elabora un Plan Estratégico que confirma la falta de espacio para los diferentes servicios del centro y la necesidad de construir un nuevo hospital, dejando este edificio como residencia geriátrica.

    PROYECTO

    Hoy en día la residencia geriátrica da servicio a 64 residentes. El estado de conservación del edificio requiere una reforma para actualizar y adecuar el espacio a las necesidades actuales, y es por eso que el proyecto consiste en la TRANSFORMACIÓN del edificio con el modelo AICP.

    Imatges del estat actual. La residencia requereix de una transformació per adaptar-lo a les necessitats actuals.

    Para el desarrollo del proyecto, se ha tenido en cuenta la relevancia histórica del edificio tanto a nivel arquitectónico como punto de interés histórico del municipio.

    Un criterio que sustenta el modelo AICP es la importancia del ENTORNO donde se ubica  el centro. En este caso, sin duda nos encontramos en un entorno privilegiado, en el núcleo del casco antiguo del municipio de Olot y en un edificio histórico. Esta situación favorece al bienestar de los usuarios, que se encuentran en un lugar conocido, que forma parte de su memoria, garantizando la continuidad con la vida anterior y el mantenimiento de las relaciones sociales.

    Para enfatizar este carácter de permanencia al hogar, se reubica el acceso principal del edificio en el patio histórico, de manera que el centro se apropia de él y lo incorpora como espacio de actividades.

    Nou accés des del pati centralsLas plantas superiores se organizan a partir de un pasillo perimetral alrededor del patio, que une toda la planta y recupera la circulación original del claustro. De esta forma se consigue un ESQUEMA ORGANIZATIVO CLARO Y ENTENDIBLE para cualquier usuario.

    Las unidades de convivencia se distribuyen 1 en planta primera y 3 en planta segunda. En planta primera encontramos los servicios generales de la residencia en el ala norte, y la unidad de convivencia en el ala sur aprovechando la terraza existente. En planta segunda, encontramos 3 unidades de convivencia unidas por el pasillo central alrededor del patio. 1 unidad se encuentra en el ala norte, la otra al oeste y la última en el sur, igual que en planta primera.

    1.Organización alrededor del patio para recuperar la circulación original de claustro.     

    2.Nuevo acceso desde el patio interior.                                                                                        

    3.Distribución de las unidades de convivencia alrededor del patio

    Cada unidad de convivencia está diseñada para un máximo de 16 residentes, organizados en habitaciones dobles e individuales para mantener un número máximo de usuarios y garantizar la sensación de privacidad e intimidad. Además, se quiere favorecer en todo momento la autonomía de los usuarios, ofreciéndoles diversidad de recursos, programas y servicios para minimizar las situaciones de dependencia y favorecer que las personas muestren sus preferencias y puedan elegir entre opciones diversas relacionadas con los procesos que les afecten.

    Las habitaciones son el punto más íntimo y personal de los usuarios. Es importante que se ofrezca un espacio con un AMBIENTE AFECTIVO Y CÁLIDO, donde el usuario se sienta como en casa. Por ello se han diseñado con materiales muy identificables con el hogar, como el pavimento de LVT de aspecto y textura de madera. Incluso para hacer partícipes a los usuarios en estas decisiones, se han organizado grupos de trabajo con los pacientes para asignar las habitaciones y que cada uno pueda personalizar el color de su habitación, así como los elementos decorativos.

    El ambiente cálido de los materiales utilizados estimula la emotividad positiva. Los elementos decorativos favorecen la sucesión de acontecimientos positivos.

    Cada unidad de convivencia dispone también de una sala de estar-comedor como punto neurálgico de INTERACCIÓN SOCIAL. Se trata de un espacio para que las personas interactúen con las de su entorno, disfruten de la compañía – tanto de sus compañeros como del personal – y tengan un espacio donde se sientan cómodas fuera de su espacio más íntimo como es la habitación. Además, disponen de una cocina adaptada, así como la adecuación de espacios para la lavadora y planchado para promover la INDEPENDENCIA Y AUTONOMÍA, para que las personas puedan sentir que pueden desarrollar su propio plan de vida, rutina y tomar decisiones en aspectos importantes de su vida.

    La residencia representa la cara amable y la calidez humana de la arquitectura y el diseño. Ideado para crear recuerdos y emociones.

    La unidad crea 2 ambientes: comedor, organizado alrededor de una cocina, equipada con encimera móvil en altura, microondas, nevera y fregadero. El área de estar se organiza en 2 lados, una con la chimenea eléctrica y biblioteca, y la otra con sofás y televisión.

    Con la TRANSFORMACIÓN que propone el proyecto, se consigue mejorar considerablemente el estilo de vida y confort de los usuarios. Se pasa de un modelo basado en la dependencia, y generalización a un modelo focalizado en el usuario individual, donde pueda sentirse en un entorno cálido y seguro y donde siente que sigue teniendo el control sobre su propia vida y la toma de decisiones en el acontecer cotidiano.